Descomposición de alimentos
Descomposición de alimentos

La **descomposición de los alimentos** se debe a la acción de microorganismos como las bacterias que se encuentran presentes en el medio ambiente. Pero los alimentos también se echan a perder debido a temperaturas altas, humedad, luz, oxígeno o simplemente con el paso del tiempo. Todos estos factores intervienen en un proceso químico y físico que transforman las sustancias de los alimentos.

Cuando se descomponen, los alimentos pierden muchas de sus propiedades nutrialim-potivas. Y puede ser muy perjudicial para la salud consumir alimentos en descomposición. No se puede evitar que los alimentos se deterioren, con el tiempo es inevitable. Pero en cambio sí se puede conservar los alimentos de muchas formas para mantenerlos frescos por algún tiempo.
Algunos alimentos como los frutos secos, algunas verduras y hortalizas como la zanahoria y la papa, frutas como las naranjas, piñas o manzanas no requieren ningún método de conservación y pueden mantenerse por un tiempo que varía desde uno o dos días hasta semanas. Depende del grado de maduración de las frutas y verduras se pueden mantener intactas sus propiedades por mucho tiempo fuera del refrigerador.
Los agentes destructores que atacan a los alimentos pueden evitarse de muchas maneras. La conservación de los alimentos es algo que ha sido muy estudiado y esta muy desarrollado. En la industria alimenticia se le da especial importancia a la conservación de los alimentos, y es un factor determinante a la hora de darle valor a los productos.
Uno de los métodos para evitar la descomposición de los alimentos es la refrigeración. Las bajas temperaturas y la ausencia de humedad impiden el desarrollo de microorganismos y de esta manera se pueden conservar los alimentos por mucho más tiempo. Los alimentos refrigerados pueden conservarse desde uno o dos días como en sucede con los pescados y mariscos. O hasta meses como en el caso de los huevos




external image comida-podrida.jpg





Los hongos se reproducen a través de esporas, que son microscópicas y son liberadas al aire. El aire está lleno de esporas de muchas especies de hongos. Cuando uno le proporciona a una espora un lugar con condiciones aptas de humedad, temperatura y presencia de alimento, la espora germina dando un hongo. Pueden alimentarse de nuestra comida o casi de cualquier cosa, por ejemplo de la ropa o del suavizante que usamos para la ropa.
Principalmente los hongos necesitan humedad, porque su cuerpo esta formado de pequeños filamentos que no están rodeados por una pared impermeable, entonces se secan fácilmente. Por eso para mantenerlos alejados, ventila tu casa y elimina las manchas de humedad de las paredes.
Ciertos hongos producen esporas que provocan alergias fuertes, por eso es importante no dejar que se llenen de hongo las paredes o las cortinas de la bañera.
Otros hongos producen toxinas muy fuertes y por eso la comida con hongos nos puede intoxicar y hay que tener cuidado.


Vázquez Espinoza José Luis